Introducción

Respira profundo.

Quien quiera que seas, donde estés o lo que estés buscando. Esperamos que puedas encontrar información que te ayude. Esperamos que encuentres información para reflexionar, para encontrar esperanza y para comenzar un camino de curación y sanidad.  A media que leas, habrá momentos que necesites respirar de forma profunda.

Nuestros Pensamientos en el uso de Palabras y Lenguaje.

Las palabras “abuso” y “violación” tienden a evocar sentimientos fuertes e imagenes perturbadores, especialmente si las combinados con niñez y adolescencia. Decir o poder pensar que sufriste “abuso en la niñez” dice mucho de ti mismo – y de las personas involucradas – puede que no se sienta nada bien, aunque sea una verdad que has ignorado o intentado olvidar.

También el poner esa etiqueta en nuestra experiencia puede implicar ser visto como “victima”, “abusado”, “violado”. De la misma forma, esto no se siente nada bien o quizas no tenga nada que ver contigo, y quizás sea verdad.

Aun cuando una experiencia encaje perfectamente en la definición legal o clínica de abuso sexual no significa que tu tengas que verla de dicha forma. No significa que tengas que utilizar una etiqueta para identificarte o identificar lo que te sucedió. Lo que otras personas piensen o digan no debe determinar lo que significa para ti, o para otras personas involucradas – personas que quizás están aun en tu circulo familiar. Te entendemos.

 

‘Abuso,’ ‘victima’ o  ‘sobreviviente’ esta bien que te sientas comodo usar estos términos, ni signica que debas aceptarlos.

Esta es la razón por la que somos muy cuidadosos de usar estos terminos. Queremos que cualquier persona que visita este sitio web se sienta comoda de usar sus propias palabras para entenderse a sí mismos, mientras se benefician de la información que proveemos.

Claro, necesitamos usar las palabras para referirnos a incidentes, sucesos y efectos psicológicos.  En terminos legales, médicos, sociales y psicológicos se usan las palabras abuso sexual, abuso fisico, violencia infantil para poder referirnos a los hechos mas no a las personas. Es por eso que hemos agregado los terminos “experiencias sexuales abusivas no deseadas” , “experiencias infantiles sexuales no deseadas” y “experiencias dañinas infantiles”

Finalmente en nuestra experiencia con hombres que han sufrido experiencias sexuales abusivas no deseadas ya sea en su niñez, adolescencia o adultez, prefieren evitar el uso de palabras como víctimas o sobrevivientes. Años de experiencia clínica nos dicen que a los hombres no les gusta verse a si mismo de esta manera y no les gusta que otros pongan esta etiqueta en ellos.

Tampoco queremos caer en la trampa del lenguaje políticamente correcto que evita profundizar en estudiar y visibilizar un problema real, 1 de cada 6 hombres ha tenido una experiencia de abuso sexual en su vida.

 

Share your thoughts